INSCRIBITE A NUESTRO TORNEO DE AMIGOS



Nombre del Torneo: Planeta Gran DT Oficial

Nombre del Dueño:
Gabriel


Apellido del Dueño:
Hernando



PREMIOS GRAN DT PRIMERA DIVISIÓN 2022


En la fecha:
1 pin del 1ro. al 5to. puesto.


Campeón del Torneo:
$2000.



PREMIOS GRAN DT FÚTBOL 5


En la fecha:
1 pin del 1ro. al 5to. puesto.


Campeón del Torneo:
$1000.


¿¿¿CÓMO ME INSCRIBO AL TORNEO???

Mercado de Pases - Torneo LPF 2022

miércoles, 6 de julio de 2022

Boca 0 (5) - Corinthians (Brasil) 0 (6) - Copa Libertadores 2022

DRAMÁTICA DEFINICIÓN Y ENORME DECEPCIÓN EN LA BOMBONERA
Boca no supo ganarlo en el juego y su sueño copero murió en la serie de penales
Atacó y buscó, pero sin claridad ni elaboración para romper el frontón que armó Corinthians. Desde el banco no hubo soluciones y Benedetto falló dos veces desde los 12 pasos.
El mazazo dejó en silencio por un buen rato a la Bombonera. Boca quedó eliminado de la Libertadores muy pronto, en los octavos de final. Las manos de Agustín Rossi, siempre salvadoras, no pueden hacer milagros si sus compañeros no dan la talla. Darío Benedetto tenía servida la clasificación y falló el último de la serie. Erró, igual que en el primer tiempo, cuando le apuntó directamente al palo. Y Gil, que de su apellido poco tiene, abrochó el pase a la siguiente instancia en el 16° penal, con suspenso, porque el arquero llegó a rozar la pelota con la punta de los dedos.

Y será imposible maquillar este fracaso, más allá de la búsqueda constante del equipo. Porque fue el animador de la noche, es cierto, pero no pudo aprovechar su momento y terminó atacando sin claridad, facilitando la tarea de un equipo que vino a Buenos Aires a hacer su negocio y no pateó al arco… hasta la definición desde los once metros. Y Sebastián Battaglia deberá reprocharse la falta de muñeca. ¿Por qué se guardó cuatro cambios?

Como si se tratara de una remake del partido en San Pablo, un penal errado marcó el pulso del primer tiempo. Allá, Agustín Rossi hizo gala de su especialidad para tapar el remate de Guedes. Acá, Darío Benedetto sacudió el poste izquierdo de Cassio. Fue después de una jugada que arrastró mucha polémica. En definitiva, Andrés Matonte tuvo que recurrir al VAR para sancionar la infracción de Raúl sobre Pol Fernández. Sin embargo, el árbitro uruguayo no echó a marcador central. Apenas le mostró la tarjeta amarilla. Era una jugada de expulsión, sin dudas.

Boca, entonces, no pudo ratificar la superioridad que había exhibido ante Corinthians. Con un juego vertical, directo, en el que se lanzó Frank Fabra, fundamentalmente, y desequilibró Villa, siempre por la izquierda. Los colombianos tuvieron más protagonismo que Exequiel Zeballos y Luis Advíncula por el otro extremo de la cancha. Más allá, claro está, de esa contra que nació en un rechazo de Marcos Rojo y explotó el Changuito por la derecha, a toda velocidad. Su desborde terminó en una arremetida de Benedetto, apurado, que impactó por encima del travesaño.

Todo ese vértigo que expuso Boca logró, sobre todo en la primera media hora, se basó en un ataque sin tanta elaboración en el que los volantes no tuvieron tanta presencia en la elaboración y en el que Óscar Romero se destacó por encima de todos con una cuota de sacrificio. El paraguayo se involucró en la presión, en la recuperación y dejó la quinta de lanzador. Impulsó al equipo.

Corinthians llegó con muchas bajas y poca ambición. El 4-4-2 que plantó en el arranque fue, prácticamente, un 5-3-2 con Lucas Pitón cubriendo el lateral y colaborando con Fabio Santos. El Timao salió concentrado, intentó no perder el orden, pero cumplió la mitad de su trabajo, porque dejó abandonado a Roger Guedes. Corrió siempre detrás de la pelota y no inquietó a Rossi, al margen de alguna pelota parada. El sello de Vitor Pereira está lejos de tener el manual del jogo bonito. Su equipo es práctico, pero no pudo armar una contra, muy a pesar de que la última línea xeneize se paró a 25 metros del área. Tampoco pateó al arco.

El segundo tiempo tuvo el mismo tenor. Boca dominante y Corinthians cubriendo lo mejor posible los espacios, intentando anticipar a los receptores vestidos de azul y oro. Nuevamente, Villa estuvo más activo que Zeballos. Y Benedetto volvió a mostrar que no era su noche en una jugada que terminó en offside, pero que Pipa había resuelto con un tiro de emboquillada por encima del travesaño.

Los minutos se consumían y Boca se volvía repetitivo porque los centros de Villa terminaban rechazados por los centrales brasileños, siempre firme, incluso Gil, reemplazante de Joao Víctor, que terminó el primer tiempo lesionado, de mínima con un esguince en el tobillo derecho, justo en su despedida porque a partir de la semana que viene jugará en Benfica.

Y bajo esta coyuntura, Corinthians cada vez se sentía más cómodo. Pereira hizo cambios y sobre los treinta minutos pareció cambiar su postura mezquina. Battaglia esperó demasiado para meter mano en el banco. Y los hinchas empezaron a impacientarse al ritmo de “movete, xeneize, movete, movete dejá de joder”.

Entonces, el técnico ordenó el ingreso de Juan Ramírez por el descolorido Zeballos. ¿Por qué no entró Luis Vázquez, un 9 con juego aéreo si Boca se la pasó tirando centros, ya desesperadamente, en el final?

En los penales volvió a destacarse Rossi, pero también Cassio. Y Boca quedó afuera. El sueño de la séptima se hizo añicos. Otra vez.


© Copyright 2009-2022 | Planeta Gran DT | Lincoln, Buenos Aires, Argentina | Todos los derechos reservados | Plantilla diseñada por Pozo+10™