INSCRIBITE A NUESTRO TORNEO DE AMIGOS VIP



Nombre del Torneo VIP: Planeta Gran DT Oficial

Nombre del Dueño:
Gabriel


Apellido del Dueño:
Hernando



PREMIOS GRAN DT PRIMERA DIVISIÓN 2016/2017


En la fecha:
10 pines al 1ro, 9 al 2do, 8 al 3ro, 7 al 4to, 6 al 5to, 5 al 6to, 4 al 7mo, 3 al 8vo, 2 al 9no y 1 al 10mo.


Campeón del Torneo:
$500.



PREMIOS GRAN DT FÚTBOL 5


En la fecha:
1 pin del 1ro. al 10mo. puesto.


Campeón del Torneo:
$200.


¿¿¿CÓMO ME INSCRIBO AL TORNEO???

Countdown Image
Para poder armar tu equipo de Gran DT Primera División 2017 faltan:
 
Más Info:
* Desde el Viernes 10 de Marzo se podrán armar los equipos.
* Desde la fecha 17 empezás a sumar puntos en tu equipo de Primera y de Fútbol 5.
* El Domingo 12 de Marzo sale el suplemento gratis con Clarín.
* El Pack Premium aumentó su precio. Ahora costará $215.
* Precios de los otros packs: 35 pines $162, 20 pines $114, 12 pines $72 y 1 pin $6,70.
* Ahora habrá Torneos de Amigos de 20 equipos por premios sumados a los clásicos.
* Desde esta edición sólo podrás incluir a una Estrella Internacional en tus equipos.
* Dos nuevas tácticas. A las ya conocidas se suman las: 3-3-4 y 4-2-4.
* El ganador de la fecha ahora se llevará $35.000. Si sos Premium $50.000.
* El campeón del torneo gana un viaje a España con un amigo.
* El campeón del Fútbol 5 gana un Smart TV HD 43" y una consola de juegos.
* Armá tus Mini Ligas desde el 10 de Marzo y empezá a competir desde la fecha 18.
* Los premios de las Mini Ligas seguirán siendo los mismos. $30.000 - $8.000 - $4.000.

viernes, 17 de marzo de 2017

Chapecoense (Brasil) 1 - Lanús 3 - Copa Libertadores 2017

GOLES DE AGUIRRE; SAND, DE PENAL, Y ACOSTA
Lanús reaccionó, le ganó bien a Chapecoense y está en carrera
El Grupo 7 de la Copa Libertadores ofrece una rareza: cuatro victorias visitantes en los cuatro partidos jugados.
Lanús no fue la excepción en el Grupo de los visitantes. Venció 3-1 al Chapecoense y completó la curiosidad: todos ganaron de visitante en las dos fechas disputadas y todos tienen tres puntos. Una excentricidad en el ámbito de la Libertadores, que suele ser más amable con los locales. Hubo algo importante en el triunfo: Lanús lo logró porque volvió a ser Lanús...

No era un partido más. No podía serlo. Para Chapecoense -club periférico, roto por la tragedia, reconstruido a modo de milagro colectivo- era la primera cita como local en el ámbito internacional desde el accidente de avión, en Colombia, en la antesala de la final de la Copa Sudamericana ante Atlético Nacional. Y allí estaba el Furacão do Oeste (el Huracán del Oeste), con su gente, entre emociones, a la expectativa de una cita con historia. Otra vez...

Había sido feliz el reestreno internacional del equipo catarinense. En Venezuela, frente a Zulia, se había impuesto 2-1. El encuentro frente a Lanús asomaba -claro- como una excelente oportunidad para determinar para qué está este nuevo Chapecoense, con tantas caras nuevas, con un 2017 con compromisos por todos los rincones del mundo (jugará el Brasileirão, la Copa de Brasil, el Estadual Catarinense, la Libertadores, la Recopa, la Suruga y hasta el Trofeo Gamper, por invitación del Barcelona).

Para Lanús tenía otro significado el encuentro, más coyuntural, por supuesto: el de la necesidad de recuperarse tras un flojo estreno ante Nacional de Montevideo (0-1, de local). Lo sabía el técnico Jorge Almirón: una derrota era demasiada complicación en el escenario de este impredecible Grupo 7. El primer tiempo estuvo ajeno a tanta entusiasmo previo. Se dividieron todo. La pelota, las imprecisiones, las fricciones, la falta de creatividad para generar peligro en el territorio ajeno. Así, construyeron un desarrollo con escasas llegadas -apenas aproximaciones-, con pocos atractivos. Quedó otra impresión: se estudiaron mucho, se respetaron demasiado. Por eso, tantos cuidados.

El complemento ofreció otras particularidades: fue más intenso, como si las inhibiciones se hubieran quedado en los vestuarios del ya mítico Arena Condá. Lanús se olvidó que era visitante. Chapecoense dejó de preocuparse porque enfrente tenía a un rival peligroso, ganador de tres títulos durante el ciclo de Almirón. Los primeros 25 minutos fueron de ida y vuelta, sin parar. Y en ese tramo aparecieron los goles como consecuencia. A los 5, Rossi -quien volvía a jugar tras sufrir una varicela- resolvió de modo inmejorable una jugada colectiva para poner el 1-0. Tres minutos después, Lanús igualó con una llegada a fondo de Alejandro Silva, su asistencia hacia atrás y la aparición de Nicolás Aguirre. Estaba para cualquiera de los dos.

Chape, por su tenacidad. Lanús, por su audacia. Pero fue el visitante el que logró aprovechar esa virtud siempre reconocida: la velocidad de sus extremos. A los 21, Lautaro Acosta desequilibró por la izquierda y Joao Pedro le cometió una infracción dentro del área. Penal y gol de José Sand para darlo vuelta.

Lanús, en ventaja, supo manejarse con astucia. Se defendió bien y contraatacó mejor. Y lo trasladó al resultado: faltando 9 minutos, Acosta, tras un pase de Maxi Velázquez, estableció el 3-1. Era la certeza de una victoria relevante: esa que pone a Almirón en los suyos en plena carrera por la clasificación.



© Copyright 2009-2017 | Planeta Gran DT 2017 | Lincoln, Buenos Aires, Argentina | Todos los derechos reservados | Plantilla diseñada por Pozo+10™