INSCRIBITE A NUESTRO TORNEO DE AMIGOS VIP



Nombre del Torneo VIP: Planeta Gran DT Oficial

Nombre del Dueño:
Gabriel


Apellido del Dueño:
Hernando



PREMIOS GRAN DT PRIMERA DIVISIÓN 2016


En la fecha:
3 PINES al 1ro, 2 PINES al 2do y 1 PIN al 3ro.


Campeón del Torneo:
$350.



PREMIOS GRAN DT FÚTBOL 5


En la fecha:
1 PIN para el 1ro, 2do y 3ro.


Campeón del Torneo:
$150.


¿¿¿CÓMO ME INSCRIBO AL TORNEO???

Countdown Image
Para poder armar tu equipo de Gran DT Primera División 2016 - 2 faltan:
 
Más Info:
* Desde el Viernes 26 de Agosto se podrán armar los equipos.
* Desde la fecha 2 empezás a sumar puntos en tu equipo de Primera División.
* El Viernes 26 de Agosto sale el suplemento gratis con Clarín.
* Desde la fecha 2 empezás a sumar puntos en tu equipo de Fútbol 5.
* Finaliza en la fecha 14. Y en 2017 habría una nueva edición.
* El Pack Premium aumentó su precio. Ahora costará $180.
* Precios de los otros packs: 35 pines $135, 20 pines $95, 12 pines $60 y 1 pin $5,60.
* Tres nuevas tácticas. A las ya conocidas se suman las: 5-3-2, 3-5-2 y 4-5-1.
* Los premios de la fecha seguirán siendo los mismos.
* El campeón del torneo gana un viaje a España con tres amigos.
* El campeón del Fútbol 5 gana un Smart TV HD 42" y una consola de juegos.
* Armá tus Mini Ligas desde el 26 de Agosto y empezá a competir desde la fecha 3.
* Los premios de las Mini Ligas seguirán siendo los mismos.
* Las Estrellas Internacionales llegan a Gran DT (la vieja Legión Extranjera).

miércoles, 24 de agosto de 2016

Racing 2 - Olimpo 1 - Copa Argentina 2015/2016

Comentarios

SU PRÓXIMO RIVAL SERÁ GIMNASIA
A Racing le bastó con su jerarquía y cantó victoria
En Salta, y con Úbeda como DT, le ganó 2-1 a Olimpo y está en octavos de final de la Copa Argentina. Licha López e Insúa, los goles.
Aún no se sabe quién será el nuevo entrenador de Racing, pero lo que sí está claro es que aquel que llegue -puede quedarse Úbeda- comandará un plantel repleto de jerarquía. Porque eso es Racing: un conjunto compuesto por futbolista de renombre y buen nivel. Y algo de eso se evidenció anoche, en Salta: sin jugar bien, venció con facilidad a Olimpo. En octavos de final de la Copa Argentina, la Academia se medirá con Gimnasia.

Se habló de jerarquía para explicar la controvertida incorporación de Orión. Anoche, cuando la voz del estadio lo anunció, se mezclaron algunos aplausos con un par de silbidos. “Se pone la camiseta y juega”, afirmaba el ex entrenador Facundo Sava. Le bastaron 4 minutos al ex arquero de Boca para recibir la primera caricia de los hinchas académicos: le ahogó el grito a Coniglio, quien conectó en área chica un centro de Tellechea. Tal como está el panorama en Racing, un gol en contra tempranero hubiese sido un duro golpe. Y ahí estuvo la figura de Orión: se quedó con la pelota en sus manos tan solo por estar bien ubicado.

Se habló de jerarquía, también, cuando Lisandro López volvió al club. Y fue justo, claro. En la jugada siguiente a la tapada de Orión (que completó un partido sin fisuras), Licha enganchó en el área y Víctor López se lo llevó puesto. Penal y amarilla. Remate ajustado y gol. Luego, Racing regaló las mismas dudas de siempre, especialmente por el sector izquierdo de la defensa: Tellechea desbordó cada vez que se lo propuso. Llegó con más timidez que convencimiento Olimpo; cuando inquietó, apareció Orión. Sobre el final de la primera parte, Licha le bajó la pelota a Insúa como si fuese un jugador de básquet que ve el famoso pase extra: el delantero tenía para cabecear al arco, aunque con ángulo cerrado. Pero con ojos de crack, vio llegar libre al lateral, que metió una volea bárbara, para un cuadrito. No fue una noche redonda: se fue expulsado por doble amarilla.

Festejó con ganas Úbeda el gol de Licha, se abrazó con el Lagarto Fleita y luego llamó a Videla para darle indicaciones. Lo mismo hizo con López en un par de oportunidades. Estaba metido el Sifón, consciente de que se jugaba una parada importante. ¿Qué esquema plantó? Un ambicioso 4-2-3-1, con Romero como enganche. Se sintió cómodo el paraguayo porque ése es su lugar. Bou, en cambio, fue el que más padeció el dibujo táctico: permanecer estacionado por la derecha le quita sorpresa. Por varios momentos sufrió Racing y eso es un llamado de atención: ante un rival de mayor jerarquía, lo pagará caro. También estuvo rápido de reflejos cuando tuvo que acomodar la defensa tras de la expulsión de Insúa: sacó a un delantero y puso a un marcador central.

Ganó Racing. Tan solo eso. Jugó mal el equipo de Úbeda, aunque, es cierto, fue inteligente. Consiguió la ventaja y después se refugió. Lo mejor de Úbeda fue la lectura para realizar los cambios que el partido le pedía. Sacó a Licha, para sorpresa de muchos, pero Bou tiene físico más apto para hacer un desgaste mayor con un hombre menos; aguantó a Romero hasta donde pudo y luego puso a Diego González; por último, refrescó el ataque con el ingreso de Lautaro Martínez por Bou. A veces lo lógico es lo más difícil de interpretar.

Banfield 2 - San Lorenzo 0 - Copa Sudamericana 2016

Comentarios

HIZO LOS GOLES EN EL PRIMER TIEMPO Y LO SUPO DEFENDER
Banfield le sacó ventaja a un rival sin efectividad
Explotó al máximo dos pelotas quietas y dejó complicado para la vuelta a un San Lorenzo que no jugó en el PT.
¡Pum! ¡Pum! Así, con dos tiros al corazón y a la ilusión de San Lorenzo, Banfield aprovechó integralmente dos pelotas detenidas y dejó malherido al equipo conducido por Diego Aguirre de cara al desquite de la próxima semana.

Banfield venció porque el equipo le devolvió a Julio Falcioni lo que cualquier entrenador le pide de mínima a sus dirigidos: que sostengan el orden, que corran lo mejor posible y que expriman al máximo los movimientos de pelota parada.

San Lorenzo perdió porque hizo algo peor que jugar mal: durante largos segmentos del duelo directamente no jugó. Abonaría cualquier capítulo del manual de excusas decir que le dolió demasiado la ausencia de Néstor Ortigoza, pero lo cierto es que sin el robusto mediocampista a la estructura se la notó flaca de ingenio y claridad.

¿Qué pasó con los centrales del Ciclón en el primer gol de Banfield? Como poco, Coloccini y Caruzzo deberán declarar en la condición de imputados en el movimiento estratégico del local tras el cual perdieron al pibe Jorge Rodríguez (20 años, de las Inferiores) que se elevó y ajustició a Torrico. Del segundo, ni mu: aplauso, medalla y beso a Brian Sarmiento, que desde cerca del área clavó un chanfle, por fuera de la barrera, de la hostia.

El duelo de la mitad de la cancha se definió a favor del Taladro porque Erviti + Cobo fueron superiores a Mercier + Mussis. La experiencia de Erviti -ahora juega más cerca de Hilario Navarro que del Pelado Silva- se nota en que le sobra con caminar sabiamente la zona del círculo central hacia atrás, dejándole casi todo el desgaste físico para presionar a la generosidad del entusiasta Cobo.

Igualmente, lo peor de San Lorenzo fue el extrañamente pobre rendimiento de Blanco y la pobre prestación de Belluschi. Como que todo empezó y terminó en que Cerutti y su velocidad fuera el remedio para curar todos los males. Hasta que Soto lo encimó y el extremo se fue diluyendo hasta acabar en más ruido que nueces.

Como si no fuera suficiente con el resultado y sus circunstancias, el local tuvo en Sarmiento a la mejor individualidad de la velada y Sperduti disparó la promesa que esa posición de siete-ocho tan de moda va a tener gravitación en el tiempo por venir.

Que San Lorenzo la tiene difícil para el desquite, ¡vaya novedad! ¿Ortigoza estará disponible ya? No parece sencillo que Corujo defienda mejor de lo que lo hizo en Peña y Arenales, ya que sus mejores virtudes las expuso en ataque, como en esas dos oportunidades en las que estuvo bien cerca del gol. Una buena: a pesar de la casi nula gestación de juego, San Lorenzo pudo perder por menos, sobre todo por esa ráfaga final en la que con algo de decisión estuvo a punto de descontar.

Banfield se juntó con un botín suculento, bien jugoso pensando en el ida y vuelta que plantea la Copa Sudamericana. Es probable que el 13/9 se encuentre con un San Lorenzo algo mejor, pero el escenario luce ideal para lo que Falcioni pueda preparar tácticamente, un experto del 4-4-2 que desespera a los confusos y desesperados por el resultado.

martes, 23 de agosto de 2016

Programación - Fecha 1 - Primera División 2016/2017

Comentarios

Viernes 26 de agosto
19.00 | Sarmiento de Junín - Arsenal F.C. Árbitro: Ariel Penel.
21.15 | Godoy Cruz de Mendoza - Huracán. Árbitro: Federico Beligoy.

Sábado 27 de agosto
14.00 | Gimnasia y Esgrima La Plata - Vélez Sarsfield. Árbitro: Silvio Trucco.
16.00 | Rosario Central - Defensa y Justicia. Árbitro: Mauro Vigliano.
18.00 | Racing Club - Talleres de Córdoba. Árbitro: Sergio Pezzotta.
19.00 | Atlético Tucumán - Atlético de Rafaela. Árbitro: Facundo Tello.
20.00 | San Lorenzo de Almagro - San Martín de San Juan. Árbitro: Néstor Pitana.

Domingo 28 de agosto
14.00 | Tigre - Estudiantes de La Plata. Árbitro: Darío Herrera.
14.00 | Quilmes A.C. - Newell's Old Boys. Árbitro: Jorge Baliño.
16.00 | Belgrano de Córdoba - Independiente. Árbitro: Patricio Loustau.
16.15 | Unión de Santa Fe - Olimpo de Bahía Blanca. Árbitro: Mariano González.
18.00 | River Plate - Banfield. Árbitro: Fernando Rapallini.
20.00 | Lanús - Boca Juniors. Árbitro: Diego Abal.

Lunes 29 de agosto
19.00 | Aldosivi de Mar del Plata - Colón de Santa Fe. Árbitro: Germán Delfino.
21.15 | Temperley - Patronato de Paraná. Árbitro: Fernando Espinoza.

Santamarina (Tandil) 1 - Boca 2 - Copa Argentina 2015/2016

Comentarios

SU PRÓXIMO RIVAL SERÁ LANÚS
Boca reaccionó pronto y sacó el pasaje a octavos
Ganaba y dominaba, aunque le costaba ampliar el resultado. Santamarina le empató. Apenas 6 minutos después, Pavón (adelantado), selló el 2 a 1.
El de ayer podrá haber sido un encuentro ante un rival de una categoría menor, con todo lo que ello implica: favoritismo para el equipo de Primera, mucha expectativa de los hinchas y, quizás, alguna promesa de buen juego. Pero, la mochila estaba muy pesada para Boca. Anoche, aquí en Formosa, el conjunto dirigido por Guillermo Barros Schelotto no sólo se enfrentó a Santamarina de Tandil, que milita en la B Nacional, sino que también salió a la cancha con la eliminación de la Copa Libertadores a cuestas.

Es cierto: pasó más de un mes de aquella herida sufrida ante Independiente del Valle, pero el recuerdo se mantenía vivo en esos jugadores vestidos de azul y amarillo. Sin embargo, la sanación ya comenzó. Poco a poco. Con un esquema nuevo, buena circulación de pelota y un Darío Benedetto que empezó a pagar su llegada con goles, Boca venció a Santamarina por 2 a 1 y se metió en los octavos de final de la Copa Argentina, donde lo espera Lanús.

Le costó a Boca el partido, como si el 4-2-3-1 que el Mellizo puso en práctica ayer (en lugar del 4-3-3 que venía utilizando) necesitara de algunos minutos más de adaptación en sus jugadores. Sin embargo, una vez que la pelota comenzó a circular entre Pablo Pérez y Rodrigo Bentancur, la cancha se inclinó para un lado y la pelota fue propiedad exclusiva de los xeneizes. En esto también tuvo mucho que ver Fernando Zuqui, una rueda de auxilio para defender y una opción más que interesante para atacar.

Precisamente por su sector -el derecho- fue por donde Boca más intentó lastimar a su rival. Y más allá de que cerca de los 30 minutos del primer tiempo Barros Schelotto realizó un cambio de piezas (Zuqui pasó a jugar por izquierda y Pavón por derecha), el técnico instantáneamente volvió sobre sus pasos, consciente del peligro que generaba el ex Godoy Cruz en ese sector.

Aun con Carlos Tévez lejos de su mejor versión, a Boca le alcanzó con este juego asociado de sus demás intérpretes para, de a poco, complicar a Santamarina, que solo llevó peligro al arco de Guillermo Sara durante el primer tiempo con algunos avances de Jonatan Chaves, el más movedizo de los de Tandil. El gol, al cabo, no sorprendió: tras un gran centro de Fabra, Benedetto le ganó en el salto a Piñero y puso el 1-0, además de festejar su primer tanto con la camiseta de Boca. Fue acierto del DT: en este nuevo esquema, el ex Arsenal se ubicó como único centrodelantero, con Tévez más retrasado.

De todas maneras, Boca se llevó un susto. No lo liquidó con el correr de los minutos y en el complemento los corazones de azul y oro se congelaron. Martín Michel hizo el famoso gol de otro partido. El delantero le robó la pelota a Bentancur en el medio de la cancha, levantó la cabeza, vio a Sara adelantado y probó: el balón, casi flotando, se metió en el ángulo derecho del arco. Fue el primer remate a Sara en todo el partido, pero no por eso dejó de ser efectivo. Golazo, igualdad y sorpresa.

El desconcierto de los de Guillermo duró apenas 6 minutos. Cuando las dudas se amontonaban nuevamente, apareció Pavón -en clara posición adelantada- para culminar una buena triangulación con Tévez y Benedetto y darle el triunfo a los de Barros Schelotto. En el final, los tandilenses estuvieron lejos de acorralar a su rival y Boca, sin hacer demasiado, logró que los minutos restantes pasaran para llevarse una victoria sufrida, aunque esencial.

Le falta a Boca, está claro. Ayer, aquí en Formosa, comenzó su sanación. Lo sabe: para que la curación sea completa debe tener revancha en la Copa Libertadores, y la única manera de conseguir eso es alzando esta Copa Argentina.

viernes, 19 de agosto de 2016

Independiente Santa Fe (COL) 0 - River 0 - Recopa Sudamericana 2016

Comentarios

LA IGUALDAD SIN GOLES LO DEJA BIEN PARADO PARA LA REVANCHA DEL JUEVES PRÓXIMO
River hizo poco, pero se trajo de Colombia lo que fue a buscar
Buscó algo más en el primer tiempo y casi no llegó en el segundo. Los locales mostraron poco. La figura fue Ponzio.
Si de algo puede aferrarse River para entender este empate con escaso juego y casi nada de potencia ofensiva, es que lo mejor de su historia en las Copas internacionales confirman que para el éxito final hubo invariablemente un primer paso positivo como visitante. Por eso, este River mínimo que pasó por Colombia aguarda esperanzado el próximo jueves, cuando en el Monumental se desarrolle el segundo capítulo de esta historia llamada Recopa. Frente a su gente espera jugar bastante mejor y plasmar una nueva coronación.

Con casi los mismos protagonistas de los últimos tiempos -valen como excepciones el paraguayo Moreira y el ecuatoriano Mina-, Marcelo Gallardo presentó en El Campín un esquema diferente: 4-2-3-1, con Ponzio y Nacho Fernández armando un escudo protector de la línea de cuatro final, D'Alessandro por la derecha con la misión fundamental de manejar la pelota, Driussi detrás de Alario y el Pity Martínez a la izquierda, mitad volante y mitad extremo.

Campo y pelota fueron propiedad de River, con dos peligrosos remates desde afuera, disparados por Driussi y Martínez, que con ubicuidad y arrojo resolvió del veteranísimo Robinson Zapata (37 años y con pasado en Rosario Central, Independiente y Belgrano).

Lo que no pudo aprovechar el equipo argentino fue la cantidad de infracciones cometidas por Independiente Santa Fe, todas desperdiciadas por errores en los lanzamientos de D'Alessandro o por la falta de decisión de los cabeceadores para ir en búsqueda del balón. Tampoco la superioridad en la posesión pudo ser traducida en el área colombiana, ya que los generadores expusieron una marcada limitación en habilitar a Alario con chances concretas de gol.

Un grueso error de cálculo del arquero Batalla en una pelota aérea, que terminó con una salvada decisiva de Ponzio sobre la línea, funcionó como un quiebre en el dominio de River para que el equipo dirigido por el argentino Gustavo Costas comenzara su recuperación. De la mano de otros dos argentinos -Omar Pérez (ex Boca y Banfield) y Jonathan Gómez (con pasado en Central, Banfield, Arsenal y Atlético de Tucumán)-, el local dividió el control de la pelota y visitó más seguido una zona donde el moreno Mina no siempre ofreció las máximas garantías.

El arranque de la segunda etapa no trajo buenas noticias para el equipo de Núñez. Porque ya no le alcanzó con Ponzio (clave en la primera mitad) y Fernández para hacer pie cerca del círculo central, Independiente presionó sobre los receptores y los anuló definitivamente y Batalla justificó su condición de titular bloqueando un derechazo cruzado de Osorio.

Gallardo se convenció de que debía refrescar la estructura y decidió cambios: adentro Mora y Andrade por los deslucidos Driussi y D'Alessandro, que a esa altura de la noche ya no jugaban ni atacaban.

Si los pocos ataques del conjunto colombiano no tuvieron la pimienta necesaria para superar el buen andar de Maidana, los defensores locales no necesitaron mucho esfuerzo para controlar el ataque riverplatense, que se fue deshilachando con el pasar de los minutos. Ese último recurso del entrenador de recurrir al uruguayo Alonso no varió la realidad: River no pateó al arco de Zapata y acaso su mayor mérito sea que rescató un empate para definir en casa.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Juv. Unida (Gualeguaychú) 1 (4) - Vélez 1 (3) - Copa Argentina 2015/2016

Comentarios

JUVENTUD UNIDA DE GUALEGUAYCHÚ LO SACÓ DE LA COPA ARGENTINA POR PENALES
Para Vélez empezó como una fiesta y terminó en decepción
El encuentro terminó 1 a 1. De León fue héroe y figura. Vélez no gana una definición por penales desde hace 19 años.
Juventud Unida se convirtió en el séptimo equipo del Ascenso en bajar de esta edición de la Copa Argentina a un rival de Primera. Y más allá de que lo consiguió en el desempate por penales (tras un 1 a 1 con emociones recién en los minutos finales), el equipo de Gualeguaychú sorprendió siendo superior en los 90 minutos de un deslucido partido.

Empezó como fiesta para Vélez y terminó en decepción. Los refuerzos invitaban a la ilusión velezana (faltó Hernán Barcos, quien estuvo en la platea mientras espera el transfer desde Portugal) de volver a tener un equipo protagonista a diferencia de lo ocurrido en el último año y medio. Y los 10 minutos iniciales incrementaron esa sensación. El equipo de Liniers manejó la pelota, hizo valer su historia y también la diferencia de categoría.

El retornado Héctor Canteros era eje, Gonzalo Díaz mostraba su buen pie, Maximiliano Caire estaba acertado en la marca y en la proyección. Pero, de a poco, Juventud Unida le perdió el respeto y empezó a controlar el partido mostrando gran coherencia táctica. Hubo un minuto electrizante con un cabezazo de Velázquez salvado en la línea por Nasuti.

En el segundo tiempo el partido se hundió en un pozo. Mal jugado, sin ideas y con un Vélez perdido. Juventud seguía mejor perfilado, pero llegó el gol de Pavone, de cabeza tras un tiro de Romero en el travesaño. Insistieron los entrerrianos y a los 43 empató (con otro cabezazo) Villalba, tras un tiro libre de Barrado. En los penales -un karma para El Fortín que lleva 19 años perdiendo por esta vía- De León fue héroe. Y Vélez se fue silbado... y preocupado.

lunes, 15 de agosto de 2016

Boca 2 - San Lorenzo 0 - Amistoso de Pretemporada 2016

Comentarios

EN LA PLATA, DERROTÓ A SAN LORENZO CON UN TANTO DE CARRIZO Y UN GOLAZO DE PABLO PÉREZ
El renovado Boca, con juego y solidez
El partido no tuvo nada de amistoso porque se pegaron demasiado. Ortigoza (quien hizo gestos reprochables) y Peruzzi salieron lesionados. Buen ensayo del equipo del Mellizo.
De amistoso nada. Boca y San Lorenzo jugaron a cara de perro en La Plata. Los de Guillermo Barros Schelotto se presentaron por primera vez desde la fatídica eliminación de la Copa Libertadores a manos de Independiente Del Valle y se propusieron mostrar otra imagen. Lo consiguieron: el renovado Boca del Mellizo tuvo juego y solidez para superar bien a los de Boedo con un gol de Federico Carrizo y un fantástico golazo de Pablo Pérez.

Solamente el detalle -pequeño gran detalle- de no competir por los tres puntos sirvió para identificar que el clásico de anoche entre Boca y San Lorenzo fue un simple amistoso de preparación de cara al comienzo del torneo. Todo lo demás pareció un simulacro real a un partido oficial. Habrá sido por la eterna y larga pretemporada que se hace cada vez más de goma. Habrá sido por las ganas acumuladas de salir a la cancha que tienen todos los jugadores del fútbol argentino.

Habrá sido, tal vez, por el marco de las populares -y gran parte de las plateas- repletas con ambas hinchadas. O quizá pudo haber sido por la pica que estos dos grandes de la pelota criolla se tienen y se han tenido a lo largo de la historia. Quizá fue por todo eso junto que el choque entre Cuervos y Xeneizes tuesa porotos. zona, hacia los costados. A la derecha, para Fernando Zuqui, y a la izquierda, para Carrizo. O hacia adelante para conectar a Carlitos Tevez en la gestación.

San Lorenzo nunca pudo hacer pie en el campo de juego. Y la tuvo más complicada cuando Ortigoza dejó la cancha. Con el ingreso de Díaz, pasó del 4-1-3-2 a un 4-2-2-2, con el pibe Bautista Merlini como el más desequilibrante en el ataque azulgrana. Eso no fue suficiente. Boca siguió dominando. Logró desnivelar con la definición de Carrizo de frente al arco. Y Pérez le puso la frutilla al postre en el segundo tiempo con ese balazo, desde 30 metros, bien direccionado, lejos de Sebastián Torrico.

Así Boca se quedó con el clásico, que de amistoso, verdaderamente, tuvo poco y nada.

Lanús Campeón Copa Bicentenario

Comentarios

CON UN GOL EN TIEMPO ADICIONAL VENCIÓ A RACING Y SUMÓ OTRO TROFEO EN MENOS DE TRES MESES
Lanús se acostumbró al grito de campeón
Volvió el fútbol oficial tras 77 días. La final, trabada y aburrida, se encaminaba hacia los penales. Pero el equipo de Jorge Almirón la definió con un contraataque a pura velocidad. A Racing le faltó juego y no supo aprovechar las situaciones de gol que logró generar.
Toda la euforia está depositada en el área y en las tribunas del Cilindro que dan a la calle Colón. Allí en esa cabecera saltan como locos los hinchas sobre el cemento y ese racimo de jugadores vestidos de granate, con la compañía de allegados y familiares, en el césped. ¡Cómo no van a festejar todos los que se identifican con Lanús! Si el triunfo mínimo y sobre el epílogo de un partido chato vale otra estrella, si voltearon a otro grande, si otra vez van a levantar un trofeo, el segundo en poco más de tres meses. Por eso celebran porque se acostumbraron al grito de campeón.

Del otro lado hay resignación y silencio. Reinan el dolor, los lamentos, los insultos al aire, algunos reproches hacia el banco de suplentes, apuntando al técnico Facundo Sava. Mientras sus jugadores están cabizbajos buscando alguna explicación para esta caída, bajan aplausos tibios para despedirlos. A nadie le gusta que le festejen un título en su propia cancha y menos de esta forma: con un gol de contraataque y en tiempo de descuento, cuando todo hacía presagiar que la definición iba camino a los penales. Se van los fanáticos de la Academia masticando bronca y esperando que éste sea un sacudón pasajero.

Ganó Lanús, está dicho, aunque esta versión del equipo de Jorge Almirón haya estado bastante lejos de aquella de la tarde perfecta del 29 de mayo con la goleada ante San Lorenzo en River, esa que sirvió para atrapar el torneo de Transición. Solamente en algunos tramos del segundo tiempo aparecieron con nitidez los rasgos de aquel Lanús. Fue cuando José Luis Gómez tomó mayor protagonismo, cuando Román Martínez tuvo soltura, cuando el paraguayo Miguel Almirón se ubicó detrás de la línea de volantes de Racing e hizo valer su desequilibrio individual y, a veces, su velocidad.

En una final como esta, los nervios juegan su papel y la falta de competencia oficial, también. Y los detalles suelen ser determinantes. Grimi, en un tiro libre a favor, cuando solamente quedaban 30 segundos, prefirió jugarla al sitio equivocado. Ganó la presión del rival y el desenlace fue fatal para Racing, que quedó a contramano de la jugada. Porque Gómez recuperó y la jugó con criterio y la posterior corrida por izquierda de Almirón y el remate certero del debutante Montenegro definió el destino de un partido cerrado, muy trabado, con escaso fútbol y demasiada imprecisión.

Perdió Racing. Por ese error individual y también por algunas otras cuestiones. Hubo poco juego colectivo de los de Sava. Romero jugó de enganche, recostado sobre la derecha, como medio delantero. Y le faltaron socios para generar situaciones favorables. El Huevo Acuña por la izquierda le quedó muy lejos al 10 local. ¿El Pulpo González pudo haber entrado antes? En los pocos minutos que estuvo en la cancha mostró su buen pie y su salida clara.

Se le notó la inactividad a un Gustavo Bou que se equivocó en las pocas oportunidades de gol que se le presentaron. Y la defensa, con Cerro improvisado como lateral derecho y con una estructura renovada (sin Pillud, sin Lollo, con Grimi de segundo central, con el debut de Insúa) demostró problemas en el retroceso como ocurrió en el gol.

El resultado, a veces, puede nublar la vista. Fue el primer paso de los dos tras tanto tiempo sin fútbol. A Lanús le quedaron algunas certezas que apuntan al arranque de la Sudamericana. Racing espera que haya sido solo un mal trago.



Felicitaciones Granate!!!

© Copyright 2009-2016 | Planeta Gran DT 2016 | Lincoln, Buenos Aires, Argentina | Todos los derechos reservados | Plantilla diseñada por Pozo+10™