INSCRIBITE A NUESTRO TORNEO DE AMIGOS VIP



Nombre del Torneo VIP: Planeta Gran DT Oficial

Nombre del Dueño:
Gabriel


Apellido del Dueño:
Hernando



PREMIOS GRAN DT PRIMERA DIVISIÓN 2018/2019


En la fecha:
1 pin del 1ro. al 10mo. puesto.


Campeón del Torneo:
$500.



PREMIOS GRAN DT FÚTBOL 5


En la fecha:
1 pin del 1ro. al 10mo. puesto.


Campeón del Torneo:
$200.


¿¿¿CÓMO ME INSCRIBO AL TORNEO???

lunes, 12 de noviembre de 2018

Boca 2 - River 2 - Ida - Final Copa Libertadores 2018

LA PRIMERA FINAL FUE MUY BUENA Y DEJÓ LA DEFINICIÓN ABIERTA
Boca metió dos manos de nocaut, pero River lo ganó por puntos
Con menos juego, el local casi lo define gracias a sus tanques. La visita fue superior en lo colectivo.
Pasó de todo en la ida, todo puede pasar en la vuelta. Boca y River demostraron que son distintos, que se pueden lastimar, y que nadie está en condiciones científicas de garantizar un resultado para la revancha, aunque las sensaciones después del 2-2 sean desparejas y parezcan marcar una tendencia. Cierta decepción de Boca por no haber podido sacar la ventaja esperada y medida conformidad de River por haberlo evitado. También, los estados de ánimo responden a lo que mostraron en la cancha: el juego de River, la pegada de Boca. A no confundirse, la final tiene final abierto.

Es cieno que estos partidos suelen definirse por detalles, pero el tema es que esta vez hubo muchos detalles. La actuación de los dos arqueros, por ejemplo: el supuestamente menos confiable (Rossi) tuvo dos atajadas decisivas en momentos clave y el supuestamente invulnerable (Armani) no respondió bien en el primer gol de Boca, pero evitó la derrota en un mano a mano con Benedetto a un minuto del final. Lo que produjeron los delanteros, fue otro tema vital: Wanchope Ábila, Benedetto y Pratto aportaron un gol cada uno, tuvieron enorme gravitación y el de River jugó tal vez su mejor partido con esa camiseta en una cancha muy difícil.

Y después, los detalles tácticos. Gallado volvió a sorprender, esta vez con cinco jugadores en el fondo (confirmó que no siempre es defensiva esa fórmula). Agregando a Martínez Quarta ala cueva buscó proteger a los dos centrales (Maidana y Pinola estaban a una amarilla de quedarse afuera de la revancha) y también a Enzo Pérez, quien tenía que ocupar la función de Ponzio. El Muñeco propuso así un equipo ancho, para tapar a Villa y Pavón y tener salida líquida por los laterales.

Guillermo fue más clásico: 4-3-3 para atacar, 4-1-4-1 para replegarse, como en las definiciones en Brasil. River no sintió el efecto Bombonera y en la primera hora empezó a ganar en las tarjetas de los jurados. Generó dos situaciones para ponerse en ventaja (a los 5 minutos, tiro libre de Pity Martínez y a los 15, cabezazo de Borré) en las que Rossi cerró el arco.

Otro detalle decisivo fue la lesión de Pavón que provocó el ingreso adelantado de Benedetto y un cambio de diseño. Boca pasó a tener dos tanques en el área y a profundizar su juego directo. River no necesitó cambiar nada los tres zagueros parecían haber sido elegidos para esa situación.Y sin embargo, en esa zona poblada Wanchope encontró huecos para pegarle dos veces al arco en la misma acción y poner el 1-0 que poco decía del trámite. La anunciada tormenta eléctrica no fue climatológica y sí futbolística: 12 minutos de furia y goles. Pratto empató enseguida (1-1), en un arranque demoledor, Rossi volvió a salvar a Boca tras un zurdazo del Pity, Borré se lo perdió solo frente al arquero y Benedetto incendió la Bombonera con un cabezazo (2-1) que parecía pronosticar una fiesta. Pero faltaba mucho.

La segunda parte estuvo varios escalones debajo, en emoción y fútbol. River archivó los cinco defensores (Nacho Fernández entró por Martínez Quarta) y salió a buscar lo que creía que le pertenecía. Y era cierto: no merecía la derrota.

Tres minutos después Izquierdoz desvió un centro de Pity Martínez y el 2-2 tuvo sentencia de silencio. En la última media hora prevaleció el respeto mutuo, un poco de temor también. Cambios para no cambiar nada, con la excepción de Tévez (ingresó por Villa a los 27'), que encaró por el centro a los 44'y dejó solo a Benedetto. Ya lo contamos: Armani fue Armani esta vez y el 2-2 no se movió.

La primera Superfinal aprobó el examen. Le agregó fútbol a todos los condimentos que el mundo ya conocía. Boca, con menos juego, metió dos manos de nocaut porque cuenta con dos delanteros peso completo capaces de voltear a cualquiera. River, dominador en lo estratégico y en lo colectivo, se sobrepuso de los golpes y dejó una sensación: lo ganó por puntos. Pero todo puede cambiar.


© Copyright 2009-2018 | Planeta Gran DT 2018 | Lincoln, Buenos Aires, Argentina | Todos los derechos reservados | Plantilla diseñada por Pozo+10™