INSCRIBITE A NUESTRO TORNEO DE AMIGOS VIP



Nombre del Torneo VIP: Planeta Gran DT Oficial

Nombre del Dueño:
Gabriel


Apellido del Dueño:
Hernando



PREMIOS GRAN DT PRIMERA DIVISIÓN 2018/2019


En la fecha:
1 pin del 1ro. al 10mo. puesto.


Campeón del Torneo:
$500.



PREMIOS GRAN DT FÚTBOL 5


En la fecha:
1 pin del 1ro. al 10mo. puesto.


Campeón del Torneo:
$200.


¿¿¿CÓMO ME INSCRIBO AL TORNEO???

jueves, 23 de agosto de 2018

San Lorenzo 3 - Nacional (Uruguay) 1 - Copa Sudamericana 2018

EL EQUIPO PASÓ CON ÉXITO UNA PRUEBA EXIGENTE
San Lorenzo le ganó a Nacional y alejó a sus propios fantasmas
Ganaba cómodo pero el descuento hizo recordar aquel 2-2 con Lanús. Después, sólido, sacó buena ventaja.
Necesitaba creer en sus propias fortalezas después de llegar a esta instancia por la ventana reglamentaria. Requería un funcionamiento convincente luego de tantos padecimientos en el juego colectivo. Urgían respuestas desde el banco tras los cuestionamientos a ese ídolo que gritaba goles en la década del noventa pero genera montones de dudas vestido con saco, camisa y corbata. Todo eso precisaba San Lorenzo en esta noche de copas. Ganar y espantar el clima negativo, como dijo Claudio Biaggio. Lo consiguió ante Nacional de Montevideo, nada menos. Y dejó buenas sensaciones de cara a la revancha del 26 de septiembre del otro lado del Río de la Plata.

Cuenta San Lorenzo con un jugador decisivo. Nicolás Blandi es el optimista del gol azulgrana. Hace el trabajo sucio y tiene frialdad en el área. Su contundencia, esta vez, fue acompañada por pasajes de juego atildado. Y cuando Nacional acarició el empate y empezaban a fluir los fantasmas del partido ante Lanús, Marcos Senesi metió un pase largo y Ocampo bajó a Gudiño. El artillero no perdonó. Y el Ciclón liquidó el duelo ante el coloso uruguayo.

Había que animarse a gambetear. A terminar con las ataduras que proponía un sistema sin variantes. Y eso hizo Botta en el arranque. Se rebeló. Y encaró hacia adelante, sin temor a los duros marcadores uruguayos. Lo trabó Jorge Fucile y la pelota derivó en Elías Pereyra. El pibe cambió de frente con un centro espectacular que sobró a Espino. Reniero la mató con el pecho y mandó el centro atrás. El rebote en Erramuspe descolocó a Conde. Y San Lorenzo se puso en ventaja, con justicia. Por la fortuna de esa carambola. Porque, de una vez por todas, ahuyentó sus inhibiciones.

Nacional tomó el protagonismo de entrada. Se hizo fuerte con la tenencia aunque no tuvo profundidad. Buscó por afuera con Sebastián Fernández y Viudez, pero no logró penetrar en el área de Navarro. Dos tiros de media distancia, uno de Papelito y otro del ex River, fueron los únicos sustos que pasó San Lorenzo. El gol en contra de Erramuspe lo liquidó.

Y resultó el impulso que San Lorenzo necesitaba. Porque a partir de ese momento, el equipo se liberó de presiones. Se recargó de confianza. A bordo de un 4-2-3-1, con Blandi como referencia de área, Reniero detrás suyo, Botta a la derecha y Mouche a la izquierda, empujó a Nacional contra su arco. Hubo una virtud en este esquema de Biaggio. Ninguno tuvo posiciones fijas. Y Botta mostró que se siente más cómodo y tiene mayor influencia cuando se vuelca por el medio, en la ruta del viejo enganche. Lo dejó claro en el gol. También, cuando asistió a Reniero, que intentó definir por encima de la cabeza de Conde y encontró a Fucile salvador en la línea.

Nacional empezó a perder los duelos individuales en el centro de la cancha. Creció Poblete para cortar los avances charrúas y corregir las imperfecciones de sus compañeros, entre ellos Rojas, Senesi y Pereyra. Y si fallaba el mendocino, ahí estaba Coloccini para anticipar. San Lorenzo era superior. Y Blandi imprimió su sello goleador después de una guapeada de Salazar para cerrar el primer tiempo holgado y viajar con tranquilidad al descanso.

San Lorenzo tenía que cerrar el partido. Pero Conde le ahogó el grito a Salazar. Y Nacional se encontró con un penal. Se apuró el pibe Pereyra, pecado de juventud e inexperiencia en el apuro, y lo bajó a Oliva. Fue tan claro el penal que hubo más lamentos que quejas. Bergessio cumplió con la ley del ex. Y las tribunas empezaron a murmurar y a sacar cuentas: no era lo mismo ir con dos goles de ventaja a Montevideo que habiendo recibido uno. A puro centro intentaron los uruguayos. Nunca fueron claros. Y el penal de Blandi le bajó la persiana al primer mano a mano.

San Lorenzo ganó en la cancha, como se le demandaba después de clasificarse gracias a los errores administrativos de Temuco. Creyó en sí mismo. Jugó bien. Y terminó con la mala onda, esa que desesperaba tanto a Biaggio.


© Copyright 2009-2018 | Planeta Gran DT 2018 | Lincoln, Buenos Aires, Argentina | Todos los derechos reservados | Plantilla diseñada por Pozo+10™