INSCRIBITE A NUESTRO TORNEO DE AMIGOS VIP



Nombre del Torneo VIP: Planeta Gran DT Oficial

Nombre del Dueño:
Gabriel


Apellido del Dueño:
Hernando



PREMIOS GRAN DT PRIMERA DIVISIÓN 2018/2019


En la fecha:
10 pines al 1ro, 9 al 2do, 8 al 3ro, 7 al 4to, 6 al 5to, 5 al 6to, 4 al 7mo, 3 al 8vo, 2 al 9no y 1 al 10mo.


Campeón del Torneo:
$500.



PREMIOS GRAN DT FÚTBOL 5


En la fecha:
1 pin del 1ro. al 10mo. puesto.


Campeón del Torneo:
$200.


¿¿¿CÓMO ME INSCRIBO AL TORNEO???

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Independiente 3 - Libertad (Paraguay) 1 - Copa Sudamericana 2017

SIETE AÑOS DESPUÉS, BUSCARÁ REPETIR LA CONQUISTA DE 2010
Independiente recupera su mística y ya está en otra final
Jugó un gran primer tiempo y se puso 3-1 con un penal de Barco y un doblete de Gigliotti. Luego perdió la pelota y se defendió. El miércoles, Flamengo o Junior.
Si vas vestido de rojo el infierno puede ser encantador. Pero también puede quemar...

Allí donde las plateas parecen populares y las populares, sí, el mismo infierno. Allí donde las noches de copas tienen otro perfume, aquel que muchos de los 50 mil hinchas que abarrotaron el Libertadores de América extrañaban y que otros (los hijos, los nietos) adivinaban a partir de los cuentos de sus mayores.

Arde la Avellaneda roja entonces, pero el Independiente equipo elige no contagiarse del todo en el arranque. Elige ir despacio, justamente, porque está apurado por el 0-1 de Asunción y por la obligación de llenar de goles su ilusión.

Pero en el infierno se queman los papeles, claro. Y ese Libertad que llega invicto, con apenas dos goles en contra en toda la Copa Sudamericana y con fama bien de ganada de tener una defensa insobornable, sufre dos goles en menos de dos minutos y tres en media hora de juego. El fútbol también ofrece esas sorpresas.

De casualidad, nada. El Independiente equipo acepta el combustible que le brinda la gente pero prefiere cuidar la pelota, pensar, por momentos hasta parece exagerar la calma.

Pero Maxi Meza está encendido. Con la colaboración de un alcanzapelotas despierto e instruido al respecto aporta un lateral al estilo Diego Simeone, Bustos invade el área y Alcaraz lo baja. Penal, Barco y 1-0. La mitad del trabajo hecho. Pero hay más.

Meza vuelve a desordenar el fondo paraguayo por derecha, tira el centro rasante y Gigliotti define deslizándose. Gol de nueve, acierto de Holan en insistir con el Puma. Todo en poco más de un minuto. Queda dicho: los papeles también arden.

Pero enseguida Libertad recupera lo que puede de ese guión y con dos cabezazos en el área enfría el infierno. Dos a uno y a empezar de nuevo.
Holan había sorprendido con Tagliafico de central y Silva de lateral y el uruguayo, de buen partido, desbordó por izquierda, Gigliotti recordó otra vez el manual del nueve y con un leve desvío puso el tercero.

Y empezó otro partido. Libertad tuvo que salir y no lo hizo mal, Independiente ya se había enterado de que su salida limpia del fondo no era tan limpia y cambió por el pelotazo. Se partió el equipo, se asustó el hincha, se asustó el equipo. La espalda del Torito Rodríguez era una zona de conflicto que Sanchez Miño no lograba pacificar pese a su buen pie y su renovado temperamento. El entrenador esperó 13 minutos del segundo tiempo y movió el banco con lógica: adentro Nicolas Domingo, afuera Martín Benítez, que como wing izquierdo no había desequilibrado demasiado.

Con la pelota dividida el Rojo padeció el trámite en la etapa final. No se podía dar el lujo de recibir otra sorpresa de parte de Libertad y no se animó a seguir atacando. Era otro partido, lejano al esperado. La lógica indicaba que en ese segundo tiempo iba a ser Independiente el que estaría buscando un gol imprescindible para ganar en tranquilidad y resolver la serie definitivamente, y en cambio Libertad era el que atacaba y el Rojo el que resistía. Los dos alejados de sus mejores herramientas.

El infierno no era tan encantador. El fuego también suele ser amenazador. Y Holan volvió a demostrar que no le tiembla el pulso si hay que guardar el paladar negro en un bolsillo. Sacó al Torito y metió a Amorebieta. Línea de cinco defensores, overol rojo. Demasiado. Libertad con la pelota, Independiente con una ropa que no le quedaba nada cómoda, algunos silbidos de angustia y a mirar el reloj, con el gol que podía tranquilizar todo lejos, más allá de la gran jugada de Barco que muchos gritaron, y el gol que podía incendiarlo todo (el tiro libre de Salcedo, tras empujón infantil de Amorebieta), demasiado cerca...

Fue un final con sufrimiento, con Independiente jugando a lo que menos sabe y haciéndolo mal, como no encontrando la temperatura justa de la Caldera del Diablo. Tal vez porque nadie puede dominar el infierno por completo.


© Copyright 2009-2018 | Planeta Gran DT 2018 | Lincoln, Buenos Aires, Argentina | Todos los derechos reservados | Plantilla diseñada por Pozo+10™