INSCRIBITE A NUESTRO TORNEO DE AMIGOS VIP



Nombre del Torneo VIP: Planeta Gran DT Oficial

Nombre del Dueño:
Gabriel


Apellido del Dueño:
Hernando



PREMIOS GRAN DT PRIMERA DIVISIÓN 2017/2018


En la fecha:
10 pines al 1ro, 9 al 2do, 8 al 3ro, 7 al 4to, 6 al 5to, 5 al 6to, 4 al 7mo, 3 al 8vo, 2 al 9no y 1 al 10mo.


Campeón del Torneo:
$500.



PREMIOS GRAN DT FÚTBOL 5


En la fecha:
1 pin del 1ro. al 10mo. puesto.


Campeón del Torneo:
$200.


¿¿¿CÓMO ME INSCRIBO AL TORNEO???

Countdown Image
Para poder armar tu equipo de Gran DT Superliga 2017/2018 faltan:
 
Más Info:
* Desde el Miércoles 23 de Agosto se podrán armar los equipos.
* Desde la fecha 2 empezás a sumar puntos en tu equipo de Primera y de Fútbol 5.
* El Viernes 25 de Agosto sale la guía de la Superliga con los planteles Gran DT.
* Desde esta edición ya no estarán más las Estrellas Internacionales.
* El Pack Premium aumentó su precio. Ahora costará $255.
* Precios de los otros packs: 35 pines $194, 20 pines $137, 12 pines $86 y 1 pin $7,99.
* El ganador de la fecha se llevará $35.000. Si sos Premium $50.000.
* El campeón del torneo gana un viaje a Europa para él y un amigo.
* El ganador de la fecha en Fútbol 5 se lleva un Smart TV 32".
* El campeón de Fútbol 5 gana un Smart TV 43" y una consola de juegos.
* Continúan los Torneos de Amigos de 20 equipos por premios.
* Armá tus Mini Ligas desde el 23 de Agosto y empezá a competir desde la fecha 2.
* Cada Mini Liga ahora estará compuesta por 10 participantes.
* Los premios de las Mini Ligas seguirán siendo los mismos. $30.000 - $8.000 - $4.000.
* Gran DT anuncia "sorpresas todas las semanas".

viernes, 22 de septiembre de 2017

River 8 - Jorge Wilstermann (Bolivia) 0 - Copa Libertadores 2017

BORRÓ TODOS LOS FANTASMAS Y LOGRÓ LA CLASIFICACIÓN A LA SEMIFINAL CON UNA GOLEADA HISTÓRICA
River bailó a un débil rival con épica, juego, magia y una feroz contundencia
El 3-3-3-1 de Gallardo borró al Wilstermann, que se derrumbó muy rápido y dio todas las ventajas posibles.
Antes de la fiesta sin olvido y de la angustia ya enterrada, hubo un partido que quedará para siempre entre los más relevantes de la historia reciente de River. Una goleada para guardar, para comentar, para abrazar. El equipo de Marcelo Gallardo fue devastador, incontenible. Había perdido 3-0 en la ida, en aquella traumática visita a Cochambamba. Pero en su casa, en ese Monumental repleto de gente y de expectativas, vapuleó a un Jorge Wilstermann que pareció roto desde el primero de los suspiros. A los 12 minutos del segundo tiempo, River ya ganaba 7-0.

Parece cuento: en menos de una hora ya había hecho tres goles más que los que necesitaba para la remontada histórica. Al cabo fue un 8-0 que no cabía -en el recorrido previo- en la imaginación ni del más optimista de los hinchas de River. “Firmes, ordenados, contundentes”, había sido el mensaje -público y privado- de Marcelo Gallardo para sus jugadores y para su gente. Había reclamado la confianza que a él le sobraba. El plan le salió perfecto. Desde cualquier rincón desde el que se aborde a la actuación de River.

El entrenador volvió a sorprender en cuanto al esquema táctico y a la formación. Sacó a los marcadores laterales y armó un 3-3-3-1 (muy a lo Bielsa, alguna vez su entrenador en el seleccionado) con plena vocación ofensiva. Llegó por todos lados. Con los extremos y con los interiores. Hasta con los defensores. Y sobre todo, con ese Ignacio Scocco que tuvo una actuación a la que el diez le queda chico. Hizo cinco goles, incluidos los tres primeros (quizá, los más importantes) y ofreció la asistencia del cuarto, resuelto por Enzo Pérez, autor -luego- de su primer doblete en River. Una noche de ensueño para todos, en definitiva.

Dicho en el lenguaje de la tribuna Sívori: fue un baile para la historia. De principio a fin, sin lugar para las reacciones ajenas, sin espacio para las dudas. Tuvo todo la goleada: épica y juego; magia y contundencia. Y lo más importante: la gloria como desenlace.

Sirven los datos para entender la dimensión: apenas cuatro equipos en la historia de la Libertadores habían remontado un 0-3 en la ida; nunca en esta Copa el Wilsterman había recibido más de dos goles (en dos visitas a Brasil, apenas le habían convertido un tanto). Lo que parecía imposible, este River copero de Gallardo lo hizo simple, como si se tratara de un trámite protocolar. No paró nunca el deleite. River hizo todo bien. Le salió todo bien. En la San Martín, en la Almirante Brown, los que se abrazaban agradecían a Gallardo y al cielo. A esa altura de la noche, para ellos -hinchas del Millo, Gallinas de corazón- ya no les cabía la alegría en el cuerpo. “Ole, ole, ole, ole”, seguían gritando. Para la merecida disfonía de toda la semana...


© Copyright 2009-2017 | Planeta Gran DT 2017 | Lincoln, Buenos Aires, Argentina | Todos los derechos reservados | Plantilla diseñada por Pozo+10™