INSCRIBITE A NUESTRO TORNEO DE AMIGOS VIP



Nombre del Torneo VIP: Planeta Gran DT Oficial

Nombre del Dueño:
Gabriel


Apellido del Dueño:
Hernando



PREMIOS GRAN DT PRIMERA DIVISIÓN 2017/2018


En la fecha:
10 pines al 1ro, 9 al 2do, 8 al 3ro, 7 al 4to, 6 al 5to, 5 al 6to, 4 al 7mo, 3 al 8vo, 2 al 9no y 1 al 10mo.


Campeón del Torneo:
$500.



PREMIOS GRAN DT FÚTBOL 5


En la fecha:
1 pin del 1ro. al 10mo. puesto.


Campeón del Torneo:
$200.


¿¿¿CÓMO ME INSCRIBO AL TORNEO???

Countdown Image
Para poder armar tu equipo de Gran DT Superliga 2017/2018 faltan:
 
Más Info:
* Desde el Miércoles 23 de Agosto se podrán armar los equipos.
* Desde la fecha 2 empezás a sumar puntos en tu equipo de Primera y de Fútbol 5.
* El Viernes 25 de Agosto sale la guía de la Superliga con los planteles Gran DT.
* Desde esta edición ya no estarán más las Estrellas Internacionales.
* El Pack Premium aumentó su precio. Ahora costará $255.
* Precios de los otros packs: 35 pines $194, 20 pines $137, 12 pines $86 y 1 pin $7,99.
* El ganador de la fecha se llevará $35.000. Si sos Premium $50.000.
* El campeón del torneo gana un viaje a Europa para él y un amigo.
* El ganador de la fecha en Fútbol 5 se lleva un Smart TV 32".
* El campeón de Fútbol 5 gana un Smart TV 43" y una consola de juegos.
* Continúan los Torneos de Amigos de 20 equipos por premios.
* Armá tus Mini Ligas desde el 23 de Agosto y empezá a competir desde la fecha 2.
* Cada Mini Liga ahora estará compuesta por 10 participantes.
* Los premios de las Mini Ligas seguirán siendo los mismos. $30.000 - $8.000 - $4.000.
* Gran DT anuncia "sorpresas todas las semanas".

sábado, 2 de septiembre de 2017

Huracán 1 - Colón 0 - Copa Argentina 2016/2017

Huracán pasó a Colón porque tuvo un penal y Wanchope no perdonó
Era un duelo parejo, pero cerca del final, Avila le dio la primera alegría a los de Alfaro. Ahora, Vélez o Aldosivi.
A Huracán, parece, le sienta bien esta competición. Luce copero, como grita su gente desde la tribuna principal del Diego Maradona, en La Paternal. Con el 1-0 frente a Colón pasó de ronda en la Copa Argentina y resucitó respecto de sus derrotas recientes y de su pésimo registro frente a Los Sabaleros en tiempos cercanos. La lectura es inequívoca: se trata de un buen modo de darle impulso al ciclo naciente de Gustavo Alfaro a cargo del Globo de Newbery. Nada más. Nada menos.

Queda una impresión: la Copa Argentina encanta y seduce. Lo sabían los dos, por experiencia. A cinco partidos les quedaba el trofeo, la posibilidad de jugar la Libertadores y la Supercopa. Por eso, no hubo casualidad: Huracán y Colón ofrecieron anoche lo mejor que tenían a disposición.

Lo jugaron como lo que era: un encuentro decisivo. De esos que pueden marcar rumbos. Para el equipo, para el entrenador, para los protagonistas centrales de cada equipo.

El primer tiempo fue una demostración de que se conocían en detalle. De que el que se equivocaba perdía. Eduardo Domínguez, el entrenador de Colón, no es otro que el capitán que levantó los últimos dos trofeos de Huracán, ese entrenador que accedió a la final de la Copa Sudamericana. Actuó en consecuencia. Sabía que debía anular a Ramón Ábila, ese Wanchope que lo impulsó en su mejores días recientes. Lo logró por momentos. Pero cuando el nueve de Huracán encontró resquicio, Colón sufrió. Le dolió. Pero todo en el contexto de un partido muy parejo.

Hubo dos rasgos en el comienzo: Colón manejó mejor la pelota; Huracán fue más vertical y se asomó al gol. Pero poco. Poco de los dos. La prioridad compartida fue otra: limitar la ofensiva ajena, garantizar el cero.

El segundo tiempo no ofreció variantes en ese sentido. Colón y Huracán se dividieron casi todo. La pelota, los espacios, las aproximaciones (que poco se parecieron a llegadas). Nadie quiso arriesgar. Se miraron, se midieron, se observaron parecidos de tamaño. Como en una pelea de boxeo en la que los dos saben que se dirimirá por puntos. O por detalles.

Y entonces, cuando quedaba un cuarto de hora, apareció Ignacio Pussetto por la derecha, encaró, generó un penal (clara mano de Guillermo Ortiz). Fue Wanchope. Miró, le dijo a Romero Gamarra que lo dejara. Y se hizo cargo. Convirtió. Después de perder durante varias prácticas contra Marcos Díaz, aprendió. Fuerte, a la izquierda, sin vueltas. Uno a cero.

Lo que siguió fue un partido lógico: Colón yendo; Huracán tratando de resolver en defensa. Y el desenlace brindó lo mejor del equipo de Alfaro: esa capacidad para que el cero sea una garantía. No es poco, incluso más allá de la alegría de seguir...


© Copyright 2009-2017 | Planeta Gran DT 2017 | Lincoln, Buenos Aires, Argentina | Todos los derechos reservados | Plantilla diseñada por Pozo+10™