INSCRIBITE A NUESTRO TORNEO DE AMIGOS VIP



Nombre del Torneo VIP: Planeta Gran DT Oficial

Nombre del Dueño:
Gabriel


Apellido del Dueño:
Hernando



PREMIOS GRAN DT PRIMERA DIVISIÓN 2016/2017


En la fecha:
5 pines al 1ro, 4 al 2do, 3 al 3ro, 2 al 4to y 1 al 5to.


Campeón del Torneo:
$350.



PREMIOS GRAN DT FÚTBOL 5


En la fecha:
1 pin para el 1ro, 2do, 3ro, 4to y 5to.


Campeón del Torneo:
$150.


¿¿¿CÓMO ME INSCRIBO AL TORNEO???

Countdown Image
Para poder armar tu equipo de Gran DT Primera División 2016 - 2 faltan:
 
Más Info:
* Desde el Viernes 26 de Agosto se podrán armar los equipos.
* Desde la fecha 2 empezás a sumar puntos en tu equipo de Primera División.
* El Viernes 26 de Agosto sale el suplemento gratis con Clarín.
* Desde la fecha 2 empezás a sumar puntos en tu equipo de Fútbol 5.
* Finaliza en la fecha 14. Y en 2017 habría una nueva edición.
* El Pack Premium aumentó su precio. Ahora costará $180.
* Precios de los otros packs: 35 pines $135, 20 pines $95, 12 pines $60 y 1 pin $5,60.
* Tres nuevas tácticas. A las ya conocidas se suman las: 5-3-2, 3-5-2 y 4-5-1.
* Los premios de la fecha seguirán siendo los mismos.
* El campeón del torneo gana un viaje a España con tres amigos.
* El campeón del Fútbol 5 gana un Smart TV HD 42" y una consola de juegos.
* Armá tus Mini Ligas desde el 26 de Agosto y empezá a competir desde la fecha 3.
* Los premios de las Mini Ligas seguirán siendo los mismos.
* Las Estrellas Internacionales llegan a Gran DT (la vieja Legión Extranjera).

viernes, 21 de noviembre de 2014

Boca 0 - River 0 - Copa Sudamericana 2014

COPA SUDAMERICANA
Un empate muy caliente que deja todo abierto
Boca y River pelearon mucho y jugaron poco en un partido tenso, casi sin situaciones de gol. La serie se define el jueves en el Monumental.
Como el partido es de 180 minutos, la sensación es que los dos quedaron heridos por el poco vuelo futbolístico, pero de pie porque el resultado les deja la puerta abierta en el camino hacia la final. Lo concreto es que Boca no pudo ser Boca y River ni siquiera intentó ser River.

El clima encendido, el aliento que siempre motoriza, empujaron de entrada al equipo de Arruabarrena. Pero todo fue fugaz, tan fugaz como las luces de esas bengalas que recibieron al equipo y que enseguida se convirtieron en humo.

La escena la fue dominando rápidamente el tumulto, los empujones, la carencia de claridad para filtrar un pase exitoso hacia adelante. Nadie construía. Boca porque no podía, porque se movió al principio con el quite de Meli y paralelamente su mala distribución. Porque no aparecía Gago para poner el pase preciso. Porque Calleri se diluyó rápido y el Burrito Martínez que mostraba la senda por el lateral derecho quedó averiado y al rato se tuvo que ir. Mientras que Chávez brillaba por su ausencia para tranquilidad de Mercado.

El signo del partido fue tomando cuerpo de a poco: las infracciones aumentaron, la intención no era jugar, sino sacar ventaja de cualquier forma. Y el encuentro se transformó en un híbrido en el que no se podía contabilizar una jugada clara de gol ni de casualidad.

Boca empujaba en lugar de atacar. River esperaba y ni siquiera podía contraatacar. Sánchez estaba obsesionado con meter pelotazos a la espalda de Marín. Rojas no hacía pie en el medio y quedaba como sostén el trajín de Ponzio (Boca quería obligarlo para que fuese salida) y sus rispideces, que lo pusieron al borde de la expulsión.

Boca era intensidad y esfuerzo, pero sin pisar el área y River no tenía nada que ver con el equipo de la presión alta y sostenida. Por empezar salió a ver qué pasaba. Y como se sintió cómodo con que Boca fuese el que hiciera el desgaste no cambió. Se afirmó atrás, no le importó tener ingenio en el medio y se entregó a las supuestas bondades del resultado.

Está claro que le falló toda su articulación ofensiva. Pisculichi no manejó en ningún momento al equipo. Pareció bloqueado. Y así no tuvieron alimento Teo Gutiérrez, quien ni siquiera mostró la menor rebeldía ni Gio Simeone.

River era apenas una mueca de aquel River que marcaba el camino con suficiencia hace poco tiempo. ¿Le faltó resto físico para imponer su juego?

Boca hizo el gasto hasta cierto momento. Hasta que se dio cuenta que en los dos equipos la firmeza estaba atrás con varios exponentes que evitaron cualquier sobresalto. Como el Cata Díaz y Forlín en los locales o Maidana en el equipo de Gallardo.

Se veía venir que ninguno de los dos era capaz de patear el tablero. River no lo intentó y Boca se dio cuenta que su búsqueda no era efectiva. Por más que cambió de esquema. Que fugazmente metió a Chávez y a Calleri por el medio. Que después volvió a buscar por las puntas. Y no se sonrojó después de desperdiciar infinidad de tiros libre y hasta saques laterales que ni siquiera iban a los pies de un compañero.

En ese envoltorio de mezquindades, incapacidad, golpes y perdidas de tiempo se fue diluyendo un Superclásico. Tal vez alguien considere que se jugó con inteligencia teniendo en cuenta que el jueves próximo se cierra la serie y las ilusiones están intactas. Ayer quedaron con una inmensa deuda. De ésas que no se olvidan.


© Copyright 2009-2016 | Planeta Gran DT 2016 | Lincoln, Buenos Aires, Argentina | Todos los derechos reservados | Plantilla diseñada por Pozo+10™