INSCRIBITE A NUESTRO TORNEO DE AMIGOS VIP



Nombre del Torneo VIP: Planeta Gran DT Oficial

Nombre del Dueño:
Gabriel


Apellido del Dueño:
Hernando



PREMIOS GRAN DT PRIMERA DIVISIÓN 2016/2017


En la fecha:
5 pines al 1ro, 4 al 2do, 3 al 3ro, 2 al 4to y 1 al 5to.


Campeón del Torneo:
$350.



PREMIOS GRAN DT FÚTBOL 5


En la fecha:
1 pin para el 1ro, 2do, 3ro, 4to y 5to.


Campeón del Torneo:
$150.


¿¿¿CÓMO ME INSCRIBO AL TORNEO???

Countdown Image
Para poder armar tu equipo de Gran DT Primera División 2016 - 2 faltan:
 
Más Info:
* Desde el Viernes 26 de Agosto se podrán armar los equipos.
* Desde la fecha 2 empezás a sumar puntos en tu equipo de Primera División.
* El Viernes 26 de Agosto sale el suplemento gratis con Clarín.
* Desde la fecha 2 empezás a sumar puntos en tu equipo de Fútbol 5.
* Finaliza en la fecha 14. Y en 2017 habría una nueva edición.
* El Pack Premium aumentó su precio. Ahora costará $180.
* Precios de los otros packs: 35 pines $135, 20 pines $95, 12 pines $60 y 1 pin $5,60.
* Tres nuevas tácticas. A las ya conocidas se suman las: 5-3-2, 3-5-2 y 4-5-1.
* Los premios de la fecha seguirán siendo los mismos.
* El campeón del torneo gana un viaje a España con tres amigos.
* El campeón del Fútbol 5 gana un Smart TV HD 42" y una consola de juegos.
* Armá tus Mini Ligas desde el 26 de Agosto y empezá a competir desde la fecha 3.
* Los premios de las Mini Ligas seguirán siendo los mismos.
* Las Estrellas Internacionales llegan a Gran DT (la vieja Legión Extranjera).

jueves, 5 de junio de 2014

Argentina 3 - Trinidad y Tobago 0 - Amistoso Internacional 2014

PALACIO SUFRIÓ UN ESGUINCE Y DEMICHELIS, UN GOLPE
Un triunfo cómodo que dejó inquietud por las lesiones
La escasa jerarquía de Trinidad y Tobago le permitió a la Argentina, aun con altibajos, imponerse sin sobresaltos.
El análisis parte de una dificultad: tiene el alcance recortado al que obliga la particularidad del rival. Se sabe: Trinidad y Tobago es un oponente ajeno a la elite. Más allá de que participó en el Mundial de Alemania 2006, no es casualidad que ahora ocupe el puesto 74 del ranking de la FIFA. Por eso, con esa salvedad, cabe decir que el resultado -esa victoria cómoda, 3-0- resulta apenas un decorado. Y que el balance respecto del potencial del equipo de cara al debut del día 15 ante Bosnia, en Río de Janeiro, dejó claroscuros. En lo colectivo y en lo individual.

En cualquier caso, Argentina tuvo una prioridad más allá del juego: cuidar a sus intérpretes. Y jugó de tal modo. Sin embargo, se encontró con dos inconvenientes en el recorrido: se lesionaron Martín Demichelis (golpe en el tobillo derecho) y Rodrigo Palacio (esguince en el tobillo izquierdo).

Era lógico: el foco del contorno estaba puesto -inevitablemente- en Lionel Messi, el crack universal que volvía a presentarse ante la gente del país de su nacimiento. Y el rosarino apenas ofreció destellos. Su actuación fue un retrato del equipo: procuró evitar el roce físico en nombre de no tropezar con la tan temida piedra de las lesiones previas al Mundial (como les pasó Rafael Van der Vaart y Riccardo Montolivo, quienes se perderán la gran cita). La jugada previa al primer gol sirve de testimonio: Messi perdió en velocidad y en reacción ante un tal Yohance Marshall, defensor del Central FC, de la Liga trinitense.

No quería arriesgar el argentino. Antes, en sus primeros cuatro arranques había recibido tres infracciones. Su mejor aporte, al cabo, fue ese tiro libre estupendo que pegó en el palo y que derivó en el rebote que Javier Mascherano cambió por el segundo gol.

El equipo de Alejandro Sabella mostró algunas grietas en la defensa, sobre todo en el sector central (anoche ocupado por Federico Fernández y Demichelis). Y ese no es un buen síntoma, sobre todo considerando que en Brasil se enfrentará a rivales de otra jerarquía. De hecho, en el debut, la dupla central (entonces, seguramente, con Ezequiel Garay como integrante) deberá detener al bravo Edin Dzeko. Por los costados, Hugo Campagnaro y Marcos Rojo no tuvieron grandes dificultades, pero el aporte ofensivo fue escaso.

En cuanto al mediocampo hubo un inicio preocupante debido a las imprecisiones. También por cierta tendencia de Fernando Gago a dar pases intrascendentes. Mascherano ofreció lo de siempre: prolijidad, ubicación, constancia. Por eso, en una actuación sin luces, él brilló a su modo. Y resultó la figura.

Di María, como casi todos los involucrados en la búsqueda ofensiva, mostró su talento en cómodas y breves cuotas. Ezequiel Lavezzi, que participó poco, se mostró dubitativo en el último tramo de la cancha. Rodrigo Palacio fue la agradable excepción en el rubro: se exhibió activo, tomó buenas decisiones, incluso más allá de su cabezazo para el primer grito o de su asistencia a Maxi Rodríguez para el tercero. De todos modos, el ataque argentino no plasmó en el verde césped las diferencias de pergaminos . Al margen de una visible falta de intensidad, impulsada por una suerte de acuerdo de no agresión para evitar lesiones. Aun así, hubo dos situaciones que generaron inquietud: las lesiones de Demichelis -tras un cruce- y de Palacio, luego de saltar a cabecear.

Sabella aprovechó la cita también para probar alternativas. José Basanta fue central; Biglia aportó recuperación rápida en el medio; Maxi Rodríguez hizo un gol y siempre llegó como opción de pase; Enzo Pérez y Ricky Alvarez se mostraron en el mediocampo. Y Augusto Fernández se dio el gusto de jugar unos minutos. Todo en una noche que no cambiará en nada la historia de la Selección.


© Copyright 2009-2016 | Planeta Gran DT 2016 | Lincoln, Buenos Aires, Argentina | Todos los derechos reservados | Plantilla diseñada por Pozo+10™