INSCRIBITE A NUESTRO TORNEO DE AMIGOS VIP



Nombre del Torneo VIP: Planeta Gran DT Oficial

Nombre del Dueño:
Gabriel


Apellido del Dueño:
Hernando



PREMIOS GRAN DT PRIMERA DIVISIÓN 2016/2017


En la fecha:
5 pines al 1ro, 4 al 2do, 3 al 3ro, 2 al 4to y 1 al 5to.


Campeón del Torneo:
$350.



PREMIOS GRAN DT FÚTBOL 5


En la fecha:
1 pin para el 1ro, 2do, 3ro, 4to y 5to.


Campeón del Torneo:
$150.


¿¿¿CÓMO ME INSCRIBO AL TORNEO???

Countdown Image
Para poder armar tu equipo de Gran DT Primera División 2016 - 2 faltan:
 
Más Info:
* Desde el Viernes 26 de Agosto se podrán armar los equipos.
* Desde la fecha 2 empezás a sumar puntos en tu equipo de Primera División.
* El Viernes 26 de Agosto sale el suplemento gratis con Clarín.
* Desde la fecha 2 empezás a sumar puntos en tu equipo de Fútbol 5.
* Finaliza en la fecha 14. Y en 2017 habría una nueva edición.
* El Pack Premium aumentó su precio. Ahora costará $180.
* Precios de los otros packs: 35 pines $135, 20 pines $95, 12 pines $60 y 1 pin $5,60.
* Tres nuevas tácticas. A las ya conocidas se suman las: 5-3-2, 3-5-2 y 4-5-1.
* Los premios de la fecha seguirán siendo los mismos.
* El campeón del torneo gana un viaje a España con tres amigos.
* El campeón del Fútbol 5 gana un Smart TV HD 42" y una consola de juegos.
* Armá tus Mini Ligas desde el 26 de Agosto y empezá a competir desde la fecha 3.
* Los premios de las Mini Ligas seguirán siendo los mismos.
* Las Estrellas Internacionales llegan a Gran DT (la vieja Legión Extranjera).

domingo, 8 de junio de 2014

Argentina 2 - Eslovenia 0 - Amistoso Internacional 2014

ARGENTINA LE GANÓ 2-0 A ESLOVENIA EN EL ÚLTIMO PARTIDO DE PREPARACIÓN
La despedida de la Selección
Una ráfaga de Messi hizo crecer el sueño de la gente
El crack jugó algo más de media hora porque Sabella lo había dejado en el banco para cuidarlo. Pero ese ratito le alcanzó para desatar la euforia de más de 40 mil personas, que se fueron creyendo que traer la Copa es posible.
Toda esa gente espera lo mismo: quiere ver a Lionel Messi. Parecen militantes de su fútbol. Sus cantitos lo piden y lo evocan. Un rato antes, cuando todavía se jugaba el primer tiempo, el grito unánime ofrecía el ultimátum: “Ponelo a Messi / la p... que te parió / ponelo a Messi / la p... que te parió”. El destinatario, claro, era Alejandro Sabella. En el mismo escenario que tantas veces fue el patio de su casa, el entrenador corroboraba lo que todos saben: esta es la Selección de Messi. Se juegan doce minutos del segundo tiempo y la más estruendosa de las ovaciones está por suceder. Ya ingresaron Fernando Gago, Angel Di María y el Kun Agüero. Hay aplausos para todos. Pero lo que sigue es otra cosa. Se parece a una explosión. Messi - el crack de todos, el crack pedido- entra al campo de juego en reemplazo de Ezequiel Lavezzi. No hay guión posible. El griterío es espontáneo.

El resultado de este amistoso frente a Eslovenia, el de la despedida de la Selección en la antesala de su viaje a Brasil, quedará inmediatamente en el rincón de las estadísticas o en el olvido. Un numerito: 2-0. Pero la presencia de Messi, no. Es relevante -y será inolvidable- para esos chicos que lo observan con el asombro de la primera vez. Para ellos es el crack de la Play que de repente se luce en carne y hueso ante sus ojos. Es también un encanto para esos admiradores que se hicieron hinchas del Barcelona a la distancia. Por él, por su fútbol, por esa magia. Las mujeres - que no son pocas en los encuentros de la Selección- comprueban por qué los hombres se organizan para ver por televisión los partidos de la Liga de España y/o de la Champions League. Se trata de un idilio entre el hincha y el crack. Ellos, todos, están locos por Leo.

Una escena cuenta su lugar en la Selección: apenas ingresado, Javier Mascherano se le acerca, se saca la banda de capitán que había usado en cada uno de los minutos anteriores y se la entrega. Messi se la coloca en su brazo izquierdo con naturalidad. Más allá de sus pocas palabras y de su modo manso, Messi es el líder sin discusión de este plantel.

Hay una prioridad que el crack entiende como ningún otro: se debe cuidar el cuerpo porque en breve, el domingo 15, el Mundial comienza. Y ahí, en el Maracaná, espera Bosnia para empezar el recorrido. Leo ofrece su talento dentro de ese contexto. Su jerarquía es tal que sin brindar su mejor versión ni su mayor intensidad enciende a un estadio repleto en el que caben 40.000 personas. Y no es el Coloso Marcelo Bielsa; se trata del estadio Unico de La Plata.

Poco después de ingresar, Messi - como tantas veces en tiempos recientes- vomita en el campo de juego. No es una alarma. Sabella lo explicará luego: “Es un tema nervioso”. Pronto, Leo demuestra que no hay espacio para la preocupación: lo mejor de su repertorio -y lo mejor del partido- lo exhibe 18 minutos después de haber ingresado. Arranca la jugada en posición de wing izquierdo. Amaga, frena, pasa. El “oooooooooooole” es el tributo de sus hinchas. La jugada continúa, se ensucia, pero él rescata la pelota y asiste a Agüero, el perfecto socio, el amigo. Entonces, surge Di María, quien la empala para la aparición del Kun. El delantero del Manchester City la baja de cabeza para la llegada del pibe que hizo sus primeras gambetas en el Grandoli, en ese Rosario de su nacimiento y de su corazón. Lo que sigue es lo inevitable para el arquero esloveno Vid Belec: la definición, el gol y el grito. También se escucha, de inmediato, el himno de esta tarde gris que el crack mejora: “Que de la mano / de Lionel Messi / todos la vuelta vamos a dar”.

El jugador que se animó a sentarse en el mismo pedestal que Diego Maradona, ahora tiene la responsabilidad de transformar el cantito en Copa; el deseo en consagración. Como anuncia la otra estrofa tribunera: “Volveremo’ / volvermo’ / volveremos otra vez / volvermo’ a ser campeones / como en el 86”. La gente se lo hizo saber ayer. Otra vez.

No fue casualidad que Messi jugara sólo un rato, apenitas más de media hora. Sabella lo quería cuidar, el público lo reclamaba, la organización presionaba para que estuviera. Lo terminó decidiendo él. Y lo explicó luego del encuentro: “Me moría de ganas de jugar”. Tenía el deseo de sumarle un capítulo más a su idilio con el hincha argentino. Ese que tanto le costó. Ese que tanto buscó. El mismo que ahora disfruta y abraza. Como si se tratara del mejor de sus goles.


© Copyright 2009-2016 | Planeta Gran DT 2016 | Lincoln, Buenos Aires, Argentina | Todos los derechos reservados | Plantilla diseñada por Pozo+10™